Eat Laugh Love Recipes Ideas

DE YOGA Y VEGANEO: “Comiendo por y desde el corazón”

Sunsets & Bubbles – Yoga by Charo – La Veganería del Sur – 12/02/18

Post planeado, escrito y co-creado con mucho cariño con La Veganería del Sur

*** “Comiendo por y desde el corazón” incluye receta ***

Intro por Charo: Hola a todos! Como sabéis esta sección del blog está co-creada con La Veganería del Sur, Irene y yo vamos uniendo ideas para ir presentándoos posts, recetas y reflexiones varias para comer mejor y con conciencia.

En este post de “De Yoga y Veganeo”, vamos a hablaros de comer por y desde el corazón y su importancia y vamos a presentaros una receta muy sana de nuestra gastronomía tradicional, pero con un pequeño toque a lo Hindi.

Existen muchas posibilidades y combinaciones de elecciones a la hora de optar por un tipo de alimentación u otra, a la hora de elegir nuestra dieta.

Comer por y desde el corazón, es algo muy afín al Yoga y lo es también al veganismo.

Y esto de comer por y desde el corazón, a qué se refiere?

> Por un lado, se refiere a ingerir alimentos teniendo la conciencia de que aquel al que le das para ingerir esos alimentos es una personita a la que amas y respetas muchísimo, eres tú!
Esto significa escuchar al cuerpo, conocerte a ti mismo, tomando una decisión fundada y meditada sobre qué llevas a tu plato, a tu vaso y a tu cuerpo, eligiendo aquellos alimentos que te hacen bien y descartando aquellos que no.
Esto parece muy de cajón, pero habiéndose convertido el comer en algo “tan mundano” que hacemos tan repetidas veces al día, se nos ha olvidado que es algo nada mundano, muy sagrado y de vital importancia: Somos lo que comemos.
Así no está de más recordarlo y volver a quizás re-entender nuestra relación con nuestra propia alimentación.

“Tu cuerpo es tu templo”

> Con esto de comer por y desde el corazón nos referimos igualmente a amar al entorno, la naturaleza, el planeta que es tu casa, y de esta forma, ser consciente con aquello que eliges y le pides prestado a él para tu propio uso.

En este sentido, sería plantearnos qué ingredientes y platos elegimos, su procedencia, su proceso de fabricación… Hay mucha mucha tela que cortar en esto y a veces puede resultar confuso cómo elegir con conciencia. Pero, es mucho más sencillo de lo que pensamos…
La regla de oro para esto: Que la base de tu alimentación sea alimentos frescos, no manufacturados y no procesados, cuanto más de esto en tu dieta, mejor: Fruta, verdura, legumbres, cereales integrales (sin procesar), semillas, setas & champiñones, algas, frutos secos. Simple.
(Teniendo siempre en consideración intolerancias, alergias…)

“Cada pequeño detalle cuenta”

Y tras la intro, os dejo con Irene, quién ha elegido una receta invernal con unos ingredientes de temporada y super saludables: Cazuela de Coliflor al Curry con Garbanzos y Espinacas. Ella misma nos cuenta: “La coliflor, en mi opinión, es una de las verduras más incomprendidas de nuestra gastronomía. Dentro de su familia, las crucíferas (col, lombarda, romanescu, brócoli), cultivos primordialmente invernales, es desde luego la menos deseada.

Por supuesto depende de cada casa: en la mía, desde que era pequeña, mi madre la hervía de higos a brevas, por eso de que había que comer de todo, y la servía con un chorrito de aceite y una pizca de sal, ya fría. Olía toda la casa “mal” ese día (o eso decían, y yo me lo creía, claro) y a mí comérmela me parecía una obligación sosa y aburrida.

Ahora ese plato, con los años, me ha ido gustando cada vez más, pero es que hay taaaantas maneras de incluir coliflor en nuestras comidas y que resulte delicioso y creativo!
Gratinada al horno o en wok junto con otras verduras, en cualquier guiso, o cruda y picada en una hamburguesa vegetal (le da un toque crujiente espectacular)!

Os recomiendo mucho esta flor blanca (a veces verde o morada!) en vuestra cocina de invierno y por eso os propongo esta receta de cazuela de coliflor con garbanzos y espinacas al curry. Super nutritiva y proteica, con vitaminas B y C y K a tope, y muy antioxidante. Vamos a ello:

INGREDIENTES (para dos personas):

1 taza de garbanzos (cocidos)
2 tazas de coliflor cortada en flores
Un buen manojo de espinacas frescas (también podéis reemplazar las espinacas por la misma cantidad de Kale, que es una col muy nutritiva que ahora está muy de moda! Aunque hemos preferido hacerlo con espinacas al ser una planta de cultivo originalmente más local 🙂

1 cebolla grande (o dos medianas) cortada en juliana muy fina
1 patata grande (o dos medianas) cortada en dados
2 tomates medianos pelados y triturados
2 dientes de ajo picado
1-2 tazas de caldo de verduras (la cantidad depende de lo espeso que lo queráis!)
1 cucharada sopera de curry
1 hoja de laurel

pizca de sal
perejil fresco
aceite de oliva virgen extra (a ser posible)

Y si quieres darle un toque picante extra: puedes añadirle un par de guindillas picadas y/o un pedacito de jengibre picado también.

 

ELABORACIÓN: En la cacerola que vayamos a usar para la preparación de esta receta, echamos un chorro de aceite de oliva virgen extra generoso y sofreímos a fuego medio la cebolla cortada en juliana, hasta que esté blandita y transparente (unos 6-7 min).
Añadimos el curry y la hoja de laurel y cocinamos otro minuto removiendo siempre a menudo.
Añadimos el ajo picado y las guindillas/jengibre picados si deseamos el guiso picantito (sino, simplemnte el ajo).
Lo cocinamos otro par de minutos hasta que se aromatice sin dejar de remover para que no se queme el ajo.
Añadiremos ahora la patata y coliflor y removeremos, es ahora cuando sazonamos con sal abundantemente, y lo tendremos dorándose todo unos 2-3 minutos más removiendo de vez en cuanto y entonces añadiremos el tomate triturado, lo ligamos durante un minuto y entonces añadimos la cantidad de caldo de verduras deseado, bajamos el fuego permitiendo que el cocido hierva pero no muy intensamente, y tapamos la cazuela. Dejamos cocinar de esta forma hasta que la patata esté hecha (probamos con un tenedor).
Añadimos finalmente los garbanzos y las espinacas y cocinamos con la olla tapada otros 5 minutos más, o en su defecto hasta que las hojas de las espinacas estén muy blanditas y oscuras.
Apagamos el fuego, y probamos el caldo para ajustarlo de sal y de curry al gusto…

Y ya tenemos nuestra cazuela lista para comer!

Lo servimos con perejil picado por encima en un bol pero también podemos comerlo acompañado de arroz integral, quinoa o mijo.

EL CURRY MARAVILLOSO:

En la India, de donde es originaria está mítica, tradicional y antiquísima combinación de especias, se dice que cada buen cocinero tiene su propia receta de curry. Algunos tienes más de 20 especias diferentes, y la base de todas las fórmulas es siempre la misma y la que le da ese color amarillo intenso, la cúrcuma, potente antiinflamatorio donde los haya y antioxidante.
Al estar compuesto por tantas semillas, granos, plantas y raíces, las propiedades nutritivas y medicinales se multiplican, y queremos comentarte un par de las de las más saludables (hablar de todas sería eterno 😛 ”

Que lo disfrutéis! Y recordad que podéis seguir todas nuestras recetas y consejos de Yoga y Veganeo a través de nuestras redes sociales:

La Veganería del Sur

Yoga by Charo

Fotografía: La Veganería del Sur

You Might Also Like